Realidad difuminada

escritura creativa curso gratis madrid club libro ciervo blanco lectura

Difuminados, dispersos, se presentaban ante él vestidos con ropas desconocidas, como de historias de Bulo. Algunos le miraban fijamente. Otros alzaban una mano casi implorante hacia él. No, no imploraban: invitaban. Como si dijeran “ven con nosotros”, “sé parte de nosotros”. Le daban mucho miedo. Cuando les veía, sólo podía cerrar los ojos y rezar para que no estuvieran ahí cuando los abriera. Pero, a veces, allí seguían. Otras veces, despertaba.

El sueño era un bucle, pero cada vez distinto. El mismo tipo de seres ante sus ojos, pero diferentes seres en cada pesadilla. Se acercaban a él. Le miraban, alargaban una mano que rezaba “ven”. Y entonces el suelo temblaba, como un terremoto aunque no era un terremoto. Lo que sentía era, más bien, que se desintegraba todo a su alrededor, debajo de él, y el mundo temblaba. Cuanto más borroso se volvía el mundo, más claros se tornaban los seres, con sus miradas penetrantes, sus manos extendidas, sus ropas extrañas.

  • ¡Dejadme! -gritaba a veces- ¡Marchaos!

Pero nunca se iban. Y, cuando se quedaban el tiempo suficiente –y esto era lo que más inquietaba a Juan- él mismo empezaba a pensar que, quizá, fuera mejor ir con ellos. Como si hubiera algo que necesitara saber, y ellos pudieran decírselo. Como si, con el mundo desintegrándose a su alrededor, agarrar una de aquellas manos significara viajar a un mundo nuevo.

Y a veces, en la parte final del sueño que nunca recordaba al despertar, Juan sentía por un instante la plenitud de lo mágico: que la realidad eran ellos, y el mundo sólo sueño.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta