Categoría: Vesania

Mírala de espaldas. Ahora me dice: ven. Ahora: no vengas. A veces me mira y nos miramos. Me da la cara. Mírame. Bien, tranquila. Eso es. Mírame bien. En otras ocasiones no lo sabe, o no lo ve; en esas ocasiones no me mira, sin que eso implique darme la espalda. Pero no me mira. Hay otros momentos, claro. Ése en que sonríe sin mirarme. Ése en que me mira y sonríe. Ése en que llora, con sus ojos en los míos agitando sus lágrimas las mías. Ése en que no

Esos en los que te desperezas deliberadamente engalanado de sueños tranquilos. Y te permites el lujo de estirarte con calma. Aunque haya prisa. Aunque la…

Vivimos, todos, en un mundo donde abunda lo mágico. No lo ultraterreno, no: lo mágico. Y, en su mayor parte, proviene de las relaciones sociales.…

            Se le ha aclarado el semblante. De algún modo, tiene la piel más blanca que antes. Y más tierna. Está muy perdida. Pero no…

Era un obelisco ecuánime. Daba sombra en todo momento, voluntariamente. Nunca se quejaba ni se dejaba reprender. El caso es que era buen obelisco. Bueno…