De todo aquello que muera por debajo de tus pies

Enciende el fuego que todos van a ver. Luce indómito con la desgarradora fuerza que siempre tuviste. Crece intenso como llamas en la noche, destacando luminosas sobre el fondo torpe oscuro de quienes nunca llegarán a la altura de tus ojos. Brilla incandescente intensamente más allá de todo aquello que muera por debajo de tus pies.

En una zapatería, una cualquiera, pregunta por las zapatillas más bonitas, encuentra unas de tu talla, cómpralas, póntelas, y al reencontrarte con tu manada engarza tus pasos con los de los demás para forjar la unión indeleble que te integre a tus congéneres, te proporcione ingresos, una hembra sana para generar descendencia y recréate en el ocio en cantidades suficientes para hacerte feliz.

Suponiendo que no quieras escapar de algo así jamás -y lo querrás-, vive el tiempo suficiente para saborear esa sensación de plenitud que nunca llegará, esa emoción que te lleva a pensar «lo tengo todo».

Y un día, cuando ese mundo que alguna vez construiste ya no sea absolutamente nada, y se hayan apagado todas las luces, alguien en una chatarrería encontrará los despojos de lo que alguna vez fuiste, y dirá: «uno más».

Sencillamente uno más.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta