Ladras, perra

Doblemente atrapada y ladras. Ladras. Ladras. Ladras. Tienes tres hermanas, cada cual más puta, cada cuál más comepollas, y tú quieres parecerte a ellas, a tu mierda de familia, a tu mierda de pasado, a tu mierda de mundo. Ese mundo que ahora me rodea y en el que estás atrapada. Ladra, puta, ladra.
Encontraste un paraguas en la cama y lo usas desde entonces para protegerte de la lluvia de semen de los tarados que te cruzas. Que te cruzas, como se cruza a una perra. Porque te cruzas con ellos, te utilizan, te follan como si fueras nada, porque no eres nada, y luego te pones un paraguas de frialdad como si eso te protegiera de tu mierda de vida. Como si evitar que se te meta la corrida por los ojos hasta el cerebro, por el paraguas, sirviera para protegerte de tu mierda de mundo.
Estás poco a poco empezando a darte cuenta de que los trenes pasan deprisa. Y nunca vuelven. Y eres tan sumamente subnormal que les enseñas las tetas cuando pasan a ver si así paran para tí. Y paran, claro que sí. Y sí, claro, lo hacen para tí. Por tus tetas. Y del tren se bajan cuatro tíos, se desabrochan las braguetas, te ponen en la cara sus miembros erectos, duros como piedras, y te follan cada uno por un agujero hasta correrse. Luego se largan, y no vuelves a saber nada de ellos ni del tren. Eso sí, te quedas tan contenta porque te has puesto un paraguas que impide que el chorro de corridas te de en los ojos. Algunos incluso te mean, y tú sacas el paraguas y sonríes todo contenta. Tú eres tonta.
No lo sabes, pero has muerto. Lo que eras tú ha muerto. Y estás muerta. Y caminas y chupas pollas y besas todo lo que se te cruza, pero estás muerta. Y por muy frío que esté tu paraguas de emociones que te aísla, por mucho que intentes resguardarte del río de meadas sobre tu cabeza, estás tan jodidamente muerta que quienes te follan cometen necrofilia. Y tú sonríes, te ríes, en tu mierda de mundo, como si no lo supieras. Pero lo sabes.
Lo sabes, y por eso te compraste el paraguas que despliegas cuando te cruzo yo.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta