Meditaciones Entradas

La perfección no era la meta, era el camino. Y el origen. Era el principio y el fin.

El detalle. La corrección más pura en lo esencial y en lo superfluo.