Qué hija de puta

taller literario coche rampa madrid gratis ciervo blanco

 

Con el corazón tan agitado como el motor Carlos agarró con más fuerza el volante. Aceleró. Qué hija de puta, cómo había podido hacerle aquello a él. Tomó la siguiente curva sin frenar. Qué cabrona. Aceleró tanto como dio de sí el pedal. Entró en una recta superando los 180. A él no se le hacía eso, joder. Divisó una rampa mientras aumentaba la velocidad y rayaba los 200 en su Audi A3. En unos segundos tendría que decidir qué camino seguir. Si tiraba a la izquierda podría continuar sin riesgos, pero tolerando la situación con Marta. Si se arriesgaba a la derecha y surcaba la rampa podría revertirlo y dejar tirada a la muy mamona, pero podría morir.

Se decidió por el carril de la derecha, aceleró y tomó la rampa a 220 km/h. Era su única oportunidad de olvidarse de Marta, dejarla atrás.

Se estrelló y se mató de inmediato. Casi no pudo verlo, murió enseguida.

En la pantalla del videojuego aparecieron las palabras «GAME OVER» mientras su hermana Marta se reía de él y tarareaba «¡Te he ganado! ¡Te he ganado!».

Qué hija de puta, ojalá fuera hijo único.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta