Querida ambivalencia

Querida ambivalencia,

Ayer me encontré a tu madre en la cola del supermercado. Putrefacta, desangelada, estéril. Como la ironía, como el desatino, como todos los desfases y los cantos de los pájaros al alba, cuando se muere la noche siendo la oscuridad vida y los resplandores furia, ataraxia, desenfreno y muerte.

Siempre la muerte.

Siempre la muerte acompañando la ambivalencia de tu madre, de tu perro y de tu puta calavera. Dios. Cuánto candor arrebolado destilaba tu voz. Y ahora, ahora nada, sólo terrible desencanto has sido. Así te mueras. Así te mueras.

Así te mueras, joder. Y que no vuelvas.

Te quiere,
Alfredo

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta