Sobresaliente

 ( Relato redactado para la convocatoria de escritura creativa del club del libro Ciervo Blanco )

Meditaciones: Sobresaliente (Adrián Díaz)

Todo está mal. La vida es una mierda. Mi vida es una mierda. Y la de mi hijo, que no aprueba ni una. Joder, él es lo que más quiero en este mundo y su vida es una mierda y lo seguirá siendo siempre porque ya ha repetido curso dos veces y no se le dan bien los exámenes.

Y a mí me echaron del trabajo hace más de dos meses, sin que me haya salido nada. Voy de traje hasta para echar currículums en las gasolineras, pero ni así. Los pocos ahorros que tenía se acaban ya y entro en números rojos este mes, el día uno. A ver qué hago con la hipoteca, me quitan la casa. Qué mierda de vida.

Mi hijo Javier todavía no puede trabajar, está en el instituto suspendiéndolo todo.

¿De dónde saco la pasta? Si Araceli no me hubiera dejado hace seis meses por el chulo aquel… Joder, qué mierda de vida. No levanto cabeza con lo del divorcio. He perdido a mi mujer y mis amigos, y voy a perder mi casa. No me queda nada.

Incluso mi hijo sufre. Javier también lo está pasando mal. Por el divorcio, por las clases y por todo. Joder, ni siquiera soy buen padre, no consigo hacerle estudiar.

Estoy pensando, ahora mismo, en este instante, suicidarme. Mandarlo todo a la mierda y hundirme en la muerte. De hecho… la autopista… coches a toda velocidad… ¡Voy a tirarme!

Vaya, suena el teléfono. Es Javier, mi peque. ¿Qué, que has aprobado? ¿Qué? ¿Qué nota? ¿Has aprobado de verdad? ¡Genial!

La vida es maravillosa.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta