Teoría de la fluidez social

Fernando García-Selgas, de quien guardo un grato recuerdo de sus clases en la facultad y de un seminario sobre Wittgenstein del que saqué algo más que conocimiento, formula una teoría de la fluidez social en la que se permite la audacia de plantear un modelo alternativo a los tradicionales sustancialista y formalista y que guarda relación con los planteamientos que Haraway, entre otros, formulara en su modelo relacional-material de comprensión de lo social:

lo que encuentra en la realidad social es la fluidez que se manifiesta en el hecho de que ésta venga a ser una relacionalidad material sin elementos preconstituidos, ni formales ni sustanciales, una relacionalidad que es constitutiva de todos los ingredientes del ensamblaje social, especialmente de los dos básicos o primarios: el espacio-tiempo social y la agencia

(…)

hemos incluido entre los miembros de las configuraciones sociales entidades normalmente consideradas ajenas a lo social, como máquinas o animales, y las resistencias que de estos maridajes se van a producir serán claves, como en seguida veremos, en los procesos de estabilización social

Selgas plantea un modelo fluido y a la vez estable (“tozudo”, en sus términos), sin que tal estabilidad implique la existencia de determinismos sustanciales (humanos, materiales) o de estructuras latentes en la configuración de lo social y del individuo:

Inicialmente hablar de fluidez social es hablar de la inestabilidad ontológica de los distintos fenómenos sociales, de que su creciente fluidificación hace que hoy resulte más fácil dar forma a los hechos sociales que mantenerlos en esa forma, esto es, que, como los fluidos, son maleables, pero, también como ellos, se resisten a permanecer en la forma que se les ha conferido.

Por ello el núcleo del modelo consiste en especificar y desarrollar los rasgos o características de la fluidez social; en revisar la noción de forma social; y en recordar que sigue habiendo diferentes procesos de estabilización social

(…)

ratificamos que la inestabilidad que conlleva la fluidez no excluye momentos-lugares de rigidez o tozudez. Lo cual no quita que la individualidad aparezca como diluida o fraccionada, al estar siempre referida a una colectividad y constituida en relaciones variables, ensamblada en definitiva.

Cuatro son los puntos básicos que conforman el modelo de García-Selgas:

1.- Multiplicidad inestable

la fluidez implica que en lo social se da una inestabilidad, una contingencia y una movilidad intrínsecas en las formas y las formaciones sociales, sin que ello conlleve que éstas sean ligeras, suaves o nómadas.

2.- Relacionalidad mutua

naturaleza procesual, recursiva, materialmente heterogénea y doblemente relacional

3.- Socialidad heterogénea y postsocial

el modelo de la fluidez resalta que la realidad social, incluida la acción social, lejos de ser una realidad exclusivamente humana se constituye también en y por entidades no-humanas e incluso inorgánicas: la agencia social es una realidad situacional y flexible que enlaza un conjunto diverso de posibilidades y de capacidades y que puede ser realizada por distintos tipos de entidades.

4.- Porosidad liminar

Por último, la fluidez social implica una porosidad de las fronteras materiales y de los límites conceptuales que a ella misma le afecta, de modo que lo sólido no queda expulsado de la realidad social.

(…)

en algunos casos lo sólido será reabsorbido por un ensamblaje relacional que nos muestra la fluidez subyacente. Pero en otros se concreta en el hecho adverso de que la solidez se instala o surge a veces en medio de las formas sociales más fluidas.

Se plantea así un modelo de la fluidez social que difiere de la movilidad social como la entendieran Castells y otros y que sustituye los términos flujos y redes por fluidezy articulación en un entorno cambiante no exento de solidez, donde nada está determinado y “nada es universal y necesario“. Las aplicaciones del modelo a la realidad tienen menos interés para mí, y las pueden encontrar al final del artículo de lo que sin duda es un planteamiento si bien no novedoso -Selgas ya mencionaba con frecuencia a Haraway y las características del cyborg muchos años atrás y se ha trabajado largamente sobre un modelo no determinista de lo social- al menos sí potencialmente constitutivo de una nueva división ontológica en las ciencias sociales.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta