Una balaustrada en una zona que no recuerdo

Una balaustrada en una zona que no recuerdo.  Había obedecido el sinsabor de un instante, pero me quedaba poco tiempo ya. Quizá un segundo. Quizá no. A la unción que fragmenta la disposición del amo respecto a la nota mayúscula que le sugiriera el momento le faltaba el impulso. Y en ese lance partí a tomar viento fresco. Como en todos los segundos. Quizá no. No es lo que suelen decir quienes también lo han visto, lo han vivido, lo han cantado. Y sabes que es así. Y sabes que es así, pero mantienes dependencias con espectros de colores nada intensos. Colores de Velázquez. Despachar este asunto, y recuperar enseguida otro. Fluido. Abierto. Tú, emperador de parodias danzarinas. Y luego acaso nada. Quizá un segundo. Quizá no.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta